PROG "CEVICHEMIXTO"; SLDCM..ES CIERTO....!!!!

Monday, April 18, 2011

http://cevichemixtonoticias.blogspot.com/



“SEMANA SANTA: SON DÍAS PARA ACOMPAÑAR A CRISTO, NO DÍAS DE VACACIONES” CELEBRACIÓN DE DOMINGO DE RAMOS

17 de abril (Oficina de prensa).- Cientos de fieles católicos llegaron y repletaron la Catedral de Piura para celebrar, con profunda devoción y recogimiento, la tradicional Misa de Domingo de Ramos con la cual se inicia la Semana Santa, en la celebración de los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. La celebración eucarística fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, quien al iniciar la Misa bendijo las palmas y ramos de olivo que los presentes llevaron y agitaron, entonando alegres cantos, para conmemorar así la entrada del Señor Jesús a la ciudad santa de Jerusalén, proclamándolo su Rey y Señor.

En el día en que también se celebra la 26° Jornada Mundial de la Juventud como antesala al encuentro de Madrid en agosto, Monseñor Eguren dijo en su homilía que “debemos vivir la Semana Santa participando activamente en las liturgias y en las devociones populares que se celebrarán en nuestras parroquias durante estos días santos, venciendo la tentación de un fin de semana más prolongado de descanso”. “Que estos días nos lleven a entregarle más generosamente nuestra vida al Señor Jesús, muerto y resucitado por nosotros. Los días de la Semana Santa no son días de vacaciones para el descanso frívolo, la diversión o peor aún para el pecado…Son días santos para contemplar y dejarse transformar por el amor del Señor por cada uno de nosotros que formamos su Iglesia. Un amor que llega hasta el extremo de la Cruz y que se hace fecundo en la Resurrección. ¡Acompañemos estos santos días a Cristo!”, exhortó nuestro Pastor. Nuestro Arzobispo señaló que “al contemplar a Cristo en la Cruz no contemplamos la frustración, el fracaso, la desgracia y el fin, sino todo lo contrario: la gran victoria de Dios sobre el pecado y sobre su fruto más amargo que es la muerte; victoria que ocurrió hace dos mil años y que ocurre cada día en la celebración de la Eucaristía; victoria que también se da en nosotros cuando en fidelidad a nuestro bautismo respondemos a la gracia amorosa de Dios en nuestras vidas”. En otro momento Monseñor Eguren recordó que la liturgia del Domingo de Ramos nos introduce ya en la Semana Santa, en la meditación de dos momentos radicalmente contrapuestos: la acogida gloriosa de Jesús en Jerusalén y su implacable ajusticiamiento en el Gólgota; el “hosanna” con los saludos desbordantes de júbilo y el “¡crucifícalo!” con los improperios cargados de desprecio. “Ante esta facilidad para cambiar de actitud tan radicalmente con respecto a Jesús – agregó nuestro Arzobispo – debe hacernos reflexionar en nuestra propia volubilidad e inconsistencia. ¿Cuántas veces arrepentidos, tocados profundamente por un encuentro con el Señor, convencidos de que Cristo es la respuesta a todas nuestras búsquedas de felicidad, de que Él es el Señor, le abrimos las puertas de nuestro corazón, lo acogemos con alegría y entusiasmo, pero poco después con nuestras acciones y opciones, con nuestros propios vicios y pecados le gritamos también ¡crucifícale!?”. Monseñor Eguren también alentó a los presentes a mirar la Cruz en estos días con fe y amor, pues “en ella se encuentran la miseria del hombre y la misericordia infinita de Dios que todo lo sana…Por la Cruz de Cristo ha sido vencido el maligno, ha quedado derrotada la muerte, se nos ha transmitido la vida, se nos ha devuelto la esperanza y nos ha sido comunicada la luz”. Antes de finalizar la Santa Misa, Monseñor Eguren bendijo a la Directiva de la Hermandad del Señor de los Milagros, la cual fue reconocida por Decreto Arzobispal el pasado 10 de marzo. La Directiva hizo su juramento de fidelidad y le fueron entregadas de manos de nuestro Pastor, las insignias correspondientes a sus cargos. El texto completo del Mensaje de Semana Santa 2011 de nuestro Arzobispo puede leerlo aquí. ¡Salve, oh Cruz, esperanza única! Exhortación Pastoral del Arzobispo Metropolitano a toda la Iglesia Arquidiocesana de Piura y Tumbes con ocasión de la Semana Santa 2011 Queridos hermanos y hermanas en el Señor Jesús: Concluyen los días de nuestro camino cuaresmal y ahora somos invitados a celebrar los acontecimientos principales del misterio de nuestra reconciliación: la pasión, muerte y resurrección del Señor Jesús. El Triduo Pascual que celebraremos esta semana es el núcleo central de nuestra fe. Desde el silencio activo y la oración fervorosa, participemos activamente en las liturgias y en las devociones populares que se celebrarán en nuestras parroquias y comunidades durante cada uno de sus días: Jueves Santo, Viernes Santo, Sábado Santo y Domingo de Pascua. Acompañemos estos días santos a Cristo Quiero en primer lugar, exhortarlos a vivir intensamente estos días a fin de que ellos nos lleven a entregarle más generosamente nuestra vida al Señor Jesús, muerto y resucitado por nosotros. Los días de la Semana Santa no son días de vacaciones para el descanso frívolo, la diversión o peor aún para el pecado.

Son como su nombre lo indica “días santos” para contemplar y dejarse transformar por el amor del Señor por cada uno de nosotros 2 que formamos Su Iglesia. Un amor que llega hasta el extremo de la Cruz y que se hace fecundo en la Resurrección. ¡Acompañemos estos días santos a Cristo! Venzamos la tentación de un fin de semana más prolongado de descanso y participemos intensamente en la celebración del Triduo Pascual. No permitamos que un clima secularizado que va enfriando nuestra fe cristiana se apodere de nosotros sino que más bien sea el fuego del misterio de la Pascua lo que dé luz y calor a nuestras vidas. ¡Que sean días para encontrar, conocer y seguir a Cristo, Luz del mundo, Vida y Resurrección nuestra! La Cruz: signo del amor de Dios por nosotros Quiero este año centrar mi exhortación de Semana Santa en el misterio de la Cruz. Ella es el signo del amor de Dios por nosotros que no quiere que sus hijos nos perdamos: “la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros” (Rom 5, 8). En la Cruz, Jesús–Amor, el Amigo de los hombres, cumple en sí mismo lo que había anunciado en el discurso sobre la Vid Verdadera: “nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos…a vosotros os he llamado amigos” (Mt 28, 20). El Señor Jesús, crucificado en la Cruz, es la prueba más grande del amor que Dios nos tiene. Jesús colgado en ella, ha transformado la Cruz de un signo de tortura y maldición, en un signo de reconciliación y amor, de perdón y salvación. Al mirarla con fe tenemos la oportunidad de contemplar el sacrificio por el cual fue cancelada para siempre la deuda de Adán y fuimos 3 plenamente reconciliados con Dios, y en Dios, con nosotros mismos, con los hermanos humanos y con toda la creación. Pienso sinceramente que el Señor Jesús nos ha hecho un maravilloso regalo al dejarnos la Cruz como símbolo de nuestra reconciliación. Jesús retenido en el madero santo por punzantes clavos, nos recuerda que Él siempre está con nosotros, que nos ama y que da su vida para que nosotros tengamos en Él vida eterna. Al contemplar a Cristo en la Cruz no contemplamos la frustración, el fracaso, la desgracia y el fin, sino todo lo contrario: la gran victoria de Dios sobre el pecado y sobre su fruto más amargo que es la muerte; victoria que ocurrió hace dos mil años y que ocurre cada día en la celebración de la Eucaristía; victoria que también se da en nosotros cuando en fidelidad a nuestro bautismo respondemos a la gracia amorosa de Dios en nuestras vidas. ¡No hay cristianismo sin Cruz! Además de hacernos pensar en el amor del Señor Jesús y en el don de nuestra perfecta reconciliación, la meditación en torno a la Cruz debe llevarnos a un mayor compromiso por la santidad en nuestra vida cristiana. Al morir Jesús en ella, el Señor nos dejó un camino espiritual a recorrer, por ello solemos decir: ¡No hay cristianismo sin Cruz! La Cruz es parte fundamental de la vida cristiana, no como expresión de desgracia o resignación, sino como camino misterioso y paradójico de felicidad y de vida eterna. 4 La dinámica del morir para vivir; del despojarse del “hombre viejo” que me inclina peligrosamente a lo negativo y pecaminoso para revestirme del “hombre nuevo y perfecto” que es Cristo; el esfuerzo por vivir en la verdad desterrando la mentira; la mayor alegría que hay en dar que en recibir; el valor redentor del dolor humano cuando es asumido con fe y esperanza; el perdón de las ofensas; el amor incondicional a los enemigos; la vida entendida como servicio y búsqueda del bien común; son algunas de las muchas expresiones de la dinámica cruciforme (es decir con forma de cruz) de nuestra existencia cristiana. Asumir el dinamismo de la Cruz significa morir a lo que es “muerte” (ver Gal 5, 4) para renacer a una vida nueva (ver Rom 6, 4). Sólo puede dar fruto la semilla que cae en tierra y muere: “si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn 12, 24). Así entendida, la Cruz se convierte en un camino hacia la vida verdadera. Por eso hay que saber abrazarse a ella, hay que saber cargarla con amor y sobre todo hay que saber morir en ella. Así el Espíritu del Resucitado vivirá en nosotros. Pero seamos sinceros, morir duele; morir nos asusta; no sólo la muerte con la cual termina nuestro peregrinar en esta vida, sino todas las muertes: la muerte a nuestro pecado, a nuestras pasiones desordenadas, a nuestros apegos y egoísmos, a nuestras envidias y mentiras, a nuestros caprichos y engreimientos y a nuestras frivolidades e impurezas. 5 Duele también morir a la ley de la mezquindad para vivir en la magnanimidad. Es decir, duele morir al cristianismo de mínimos, al cristianismo de legalidades: con esto es suficiente, un milímetro más allá, ya no. Pero en el fondo sabemos muy bien que sólo se llega a la Resurrección y con ella a la vida y a la libertad verdaderas pasando necesariamente por el Viernes de la Pasión y Muerte, es decir por la entrega total: “habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo” (Jn 13, 1). Por ello la Semana Santa es ocasión propicia para examinarnos seriamente y preguntarnos: ¿Vivo un proceso continuo de conversión? o ¿soy mediocre y no pongo los medios necesarios para ser santo? ¿Me esfuerzo por cooperar activamente con la gracia del Señor para despojarme del “hombre viejo” que aún habita en mí y revestirme del Señor Jesús? ¿Mi combate espiritual es lo suficientemente radical, constante y perseverante? ¿Ardo en deseos de santidad y de configuración con Cristo? ¿Amo a la Iglesia y me esfuerzo por hacerla amar? Son algunas preguntas para nuestro necesario examen de conciencia que debe llevarnos estos días santos en búsqueda de la misericordia del Señor en el sacramento de la Penitencia. “Mujer ahí tienes a tu hijo...Hijo ahí tienes a tu Madre” (Jn 19, 26-27). Finalmente la Cruz es también momento de la revelación de la maternidad espiritual de Santa María. Verdadera Madre de Dios, María lo es también de la Iglesia, de cada uno de nosotros. 6 Desde lo alto de la Cruz, Jesús nos invita a descubrir a Su Madre como nuestra también. Nos invita a participar de su estado de Hijo de Santa María y nos apremia a amarla como Él la ama. Como San Juan, el discípulo amado, acojámosla; profesémosle siempre una profunda piedad filial; reconozcámosla como nuestra Madre. Profundicemos en su Inmaculado y Doloroso Corazón, para que así la desbordante presencia de Jesús en él, llegue a nuestro propio corazón y nos enseñe a amar con sus amores: al Padre Eterno en el Espíritu; a María, su Madre y nuestra también; y a nuestro hermanos humanos. ¡Salve, oh Cruz, esperanza única! ¡Cuántas enseñanzas, cuánta sabiduría, cuánta vida hay en la Cruz de Cristo! Por eso con cuánta razón se la invoca diciendo: ¡Salve, oh Cruz, esperanza única! Mirémosla estos días santos con fe y amor. En ella se encuentran la miseria del hombre y la misericordia infinita de Dios que todo lo sana: “sus heridas nos han curado” (1 Pe 2, 25). Ella es el signo del amor infinito de Dios–Amor, Uno y Trino por la humanidad. Por la Cruz de Cristo, ha sido vencido el maligno, ha quedado derrotada la muerte, se nos ha transmitido la vida, se nos ha devuelto la esperanza y nos ha sido comunicada la luz. ¡Salve, oh Cruz, esperanza única! Con especial afecto les imparto mi bendición pastoral.

San Miguel de Piura, 17 de abril de 2011

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

 JOSÉ ANTONIO EGUREN ANSELMI, S.C.V.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home